HISTORIA DE LA FUNDACIÓN

 

Historia de la Fundación

Tras un intento de retirarse en el año 2000 de la empresa farmacéutica el doctor Ancalmo inicio la fundación que auspicia la enseñanza de la música y el arte académico para niños y adultos manteniendo así en vigencia “La Escuela de música y Arte” es de esta manera que nace la Fundación el 7 de julio del 2004, como la concreción de una idea largamente acariciada, de poder aportar al país actividades artísticas y culturales que contribuyan al enriquecimiento de su patrimonio cultural. Así lograr el desarrollo o descubrimiento de nuevos talentos del arte, convencidos de que este es el camino que los pueblos y la humanidad misma, a través de los tiempos, han tomado para su desarrollo, plenitud y enriquecimiento espiritual.

Tomamos como nombre el mismo de nuestra empresa, por sentirnos ligados como familia y empresarios a la obligación y responsabilidad social que debemos tener y sentir todos los salvadoreños que tenemos la posibilidad de ayudar a El Salvador. El camino a la sabiduría proviene de las mentes con espiritualidad, reposadas y tranquilas, que son en buena parte resultado del involucramiento del individuo en el disfrute de las manifestaciones artísticas y culturales. Este tipo de líderes y ciudadanos, es el que el País necesita. Por eso nuestro aporte, con el que iniciamos, pretende contribuir a tener un mejor País y un mejor futuro para nuestras generaciones venideras.

Nuestra proyección busca descubrir y cultivar talentos artísticos, de diferente manifestación, como música, pintura, escultura, manualidades, poesía, teatro, etc. así, los que a esto se dedican tendrán una calidad alta de competencia como, lo más importante también, una forma para vivir dignamente de ello.

Las puertas de nuestra escuela de música y de arte estarán siempre abiertas para aquellas personas amigas, empresas o instituciones, que deseen cultivar, apoyar o patrocinar este tipo de actividades culturales y artísticas. Parte de nuestra proyección estará orientada en llevar a las casas de la cultura de la República nuestros propios grupos musicales formados en la escuela o con invitados especiales, para extender de manera amplia los propósitos de nuestra existencia como Fundación, así como también a aquellos lugares donde se demande la necesidad de conocimiento del arte o la música.

Por ahora, estamos iniciando nuestra misión con una escuela de música donde ofrecemos clases de canto, guitarra, violín, teclado, piano, instrumentos de viento, teoría y solfeo y otros. Ofrecemos a empresas, colegios y otras instituciones formación de coros orquestas o estudiantinas.

Nuestros objetivos están dirigidos al cultivo de todo género de música, sea popular o clásica, así como a personas de todo tipo de condición social o económica. Nuestra misión es de labor integral.

Atentamente,

Dr. Mario Enrique Ancalmo